miércoles, 30 de septiembre de 2015

EL JUEGO, ¿Por qué es importante?

Llevamos una vida acelerada, siempre con prisas, sin pararnos a apreciar las cosas que nos rodean.
Cosas que, al tenerlas a diario, parecen que tienen que estar ahí, formando parte de nuestra rutina diaria. Estoy hablando de respirar en profundidad el olor del desayuno, de escuchar la experiencia de los hijos o hijas en el colegio, instituto o en la universidad…

Este entorno tan frenético en el que vivimos, es cada vez más exigente, nos absorbe, nos calla y a veces no nos deja sonreír. Lamentablemente, trasladamos nuestros pensamientos a nuestros pequeños. Los niños están creciendo en un ambiente complejo y alejado de lo que es esencial. Programamos a los niños para una carrera de fondo, les diseñamos un horario con un sinfín de actividades y en la mayoría de ellos no aparece “Jugar”.

Los niños tienen que jugar. Los estamos privando de algo natural, les privamos de los descubrimientos, de ensuciarse mientras experimentan, de investigar la realidad.


El juego es el medio natural de autoexpresión, medio por el cual el niño se desarrolla durante la infancia. Lo usa para recrear lo vivido, exteriorizar sus emociones, sentimientos, frustraciones, fantasías entre otras cosas.
Durante la primera infancia, a través del juego se van a establecer relaciones de sumisión, de dominación, de aceptación, rechazo; mezclándose diversos sentimientos: deseos, dependencia, trasgresión, omnipotencia, impotencia, chantaje, entre otros.

Desde aquí os propongo que les proporcionemos materiales y espacios a nuestros pequeños que les permitan explorar, aprender, investigar. No caigamos en la tendencia de buscar juegos educativos para mantenerlos en un mismo escenario durante horas sentados. Dejemos que nos sorprenda su curiosidad, dejemos que descubran por sí mismos. Quizá, mañana tenemos una galería de arte en nuestra casa y podemos invitar a los familiares, amigos y vecinos a ver la exposición que han hecho los peques;  la tierra puede ser la masa perfecta para una tarta exquisita; el jardín o el parque pueden ser una selva que no habíamos descubierto antes…¡Arriesguemos!

No olvidemos que todo viene desde su interior, que todo parte de sus emociones y que sus ocurrencias serán válidas.

Como suelo hacer, termino con una frase. Esta la dijo D. Winnicott, un célebre pediatra, psiquiatra y psicoanalista inglés.

“Es en el juego y sólo en el juego que el niño o el adulto como individuos son capaces de ser creativos y de usar el total de su personalidad, y sólo al ser creativo el individuo se descubre a sí mismo”


Para profundizar más, recomiendo el libro “Educar en el asombro”, de Catherine L’ Ecuyer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes

recentposts

Algunas sugerencias

randomposts